Este viernes el agua destacaba por estar verde. Las rocas toman un color blanquecino y expulsan esporas para reproducirse. No soy biólogo marino pero creo que es algo así lo que pasa. Estos días suelen ser propicios para pescar. La mar estaba plato, con viento sur y rachas muy fuertes que provocaban mucha tensión en el fondeo de la embarcación.

He empezado por algún bajo separado donde he visto una lubina y poco más. Cambio de zona hacia la costa pero las rachas de viento han hecho que me haya tenido que volver a mover de zona a otra donde quedara más protegido. En esta zona he mirado unas cuantas cuevas que conozco donde no he visto más que algún banco de muxarras pequeñas.

He empezado a hacer esperas en muy poco agua a ver si me entraba algún pez de tamaño razonable pero no ha habido suerte. He seguido buscando agujeros y en uno de ellos he podido coger la única captura de la jornada. Os dejo el vídeo:

Etiquetas: ----

« »